Bien Común, D. Electrónica, Inteligencia Colectiva, TICs,

Economía real y financiera | ¿Cual es la estategia del cambio?

Como queremos comparar el sistema financiero mundial con la economía “real”, debemos ofrecer una medida de la misma. Para ello, utilizaremos el Producto Interior Bruto (PIB), del que ya hablamos ampliamente en otra entrada. En concreto, el PIB mundial de 2011 ascendió a 70 billones de dólares; es decir, la suma de todos los bienes y servicios que se produjeron en todo el mundo a lo largo de 2011 fue de 70 billones de dólares.

Una aclaración: estamos utilizando la acepción europea del billón (un uno y doce ceros, vaya). Esto es, cuando mencionamos un billón nos estamos refiriendo a lo que en Estados Unidos denominan un trillón.
Según las estimaciones del Banco Mundial, el sector financiero global alcanzó un tamaño de 255’9 billones de dólares en 2011. Es decir, unas 3’7 veces el PIB mundial. Desglosemos esta cifra:

Un 18% de esa cantidad (46 billones de dólares) correspondía al valor de las acciones en circulación. De estas acciones, un 33% era de empresas estadounidenses, un 18% de empresas de la Unión Europea y un 21% de empresas de países emergentes.El 39% del sector financiero mundial (unos 99 billones de dólares) corresponde al mercado de bonos. Casi la mitad de los bonos en circulación, un 45%, eran de deuda soberana (es decir, deuda pública de distintos países).Por último, el 43% del sector financiero global (unos 110 billones de dólares) corresponde a activos bancarios (préstamos, efectivo en manos de los bancos, etc.).Véamoslo gráficamente para hacernos una idea más clara de lo que suponen estas cantidades:

Fuente: economiapuntes.blogspot.com.es

Muy interesante y gráfico el artículo. De el se plantea una cuestión que hace a la vía que elegimos para salir de la crisis.

Si nuestro foco de gobierno va a la economía real o la financiera y en qué grado y con qué objetiv0os vamos a movernos en una u otra porque es imposible evitar el peso material de la economía financiera y sin embargo el futuro está en la economía real que precisa ser reescrita.
De las soluciones expuestas hasta ahora destaca por su carácter político la Renta Básica Universal que viene a redistribuir las rentas haciendo el foco en el ser humano para situarlo en condiciones mínimas para sobrevivir y autogestionar su realidad económica.
Es política porque opta por detraer recursos de la economía financiera para acrecentar la real de la que la vida humana es la principal fuente motora.
Esta opción no es suficiente sin embargo para conseguir un cambio de rumbo en la raíz de nuestra organización económica pues acompañada de medidas proteccionistas frente a los mercados financieros puede doblegar a estos pero no impedir que de nuevo el ser humano use los mercados financieros para entrar en otra etapa de acumulación de capital pareja a lo que ya hemos vivido, aunque partiendo de nuevo de la economía real, y probablemente con monedas independientes de los actuales mercados.
Las medidas políticas deben estar acompañadas de una opción estratégica de sumisión de la economía a la sostenibilidad de la vida en el planeta y la felicidad humana que acabarán con la política de crecimiento a cualquier precio y el fomento de la competencia y la desigualdad.

De la concentración de capitales y hábitats debemos pasar a núcleos humanos mas reducidos y dispersos pero muy conectados entre ellos de forma que compartan el conocimiento, colaboren y se ayuden mutuamente a desarrollar economías basadas en lo cercano.

Leelo también en Scoop.it – Bien Común