Devastación de alta frecuencia, la última revolución en los mercados financieros.

See on Scoop.itLa clave está en la red

La actual globalización financiera construida sobre la desregulación y libertad de los movimientos de capitales comenzada en la década de los 80; reforzada y fomentada después por las innovaciones en las tecnologías de la información, ha permitido operar en mercados financieros muy alejados geográficamente y de distintos husos horarios. Recientemente, se ha venido produciendo otra gran transformación en el mundo de las finanzas que nos explican en el documental francés “Trading de alta frecuencia”.

Esta forma de operar está basada en órdenes de compra-venta, introducidas por los agentes financieros en unos ordenadores que denominan agentes robotizados, para un volumen y precio determinado de las acciones y en unas condiciones específicas, que son efectuadas en microsegundos; avanzada tecnología para la especulación siguiendo la máxima de comprar barato y vender caro.

Estas transacciones de alta velocidad poseen un elemento espacial pues, cuanto más cerca se esté del centro neurálgico financiero, más rápido circularán las ordenes de compra-venta; motivo por el cual según refleja el documental, la actividad de la Bolsa de París ha sido trasladada a la City de Londres, el principal centro financiero de Europa. Recibir la información y efectuar órdenes una milésima de segundo antes proporciona una ventaja frente al resto de competidores del mercado que puede proporcionar beneficios de millones de euros a los agentes financieros, sin embargo, la consumación de miles de estas órdenes por segundo hace a estos mercados más inestables y más volátiles. Aunque sus defensores argumenten que episodios de alta volatilidad no sean sucesos frecuentes, basta con que ocurran una vez para que miles de inversores pierdan todo su dinero y se lleguen a crear efectos devastadores sobre la economía real.

jivago‘s insight:

Las monedas sociales han introducido novedades con respecto a las monedas habituales en los mercados financieros. Su diferencia busca el desarrollo de economías locales basadas en principios éticos y de sostenibilidad con monedas que dependan de los protagonistas de la economía, de los seres humanos y no de los mercados.

Si los mercados financieros destruyen la economía a gran velocidad el problema no es la prohibición ya que esta en un mercado global causaría cosquillas a los grandes especuladores. La Tasa Tobin fue diseñada para un mundo que no existe ya que es el de la presencia del estado como regulador. No hay mas estado del bienestar y no han mas estado protector cuando la única utilidad de estos es ser la primera linea en la destrucción de los bienes sociales.

Seguramente el recuerdo del pasado inmediato anime a much@s a seguir pidiendo esta regulación, es posible incluso que surjan fuerzas políticas con poder electoral para intentarlo pero ellas no podrán resolver el problema de fondo que es la unificación económica del mundo y la libre circulación de capitales a la velocidad de la luz.

En este panorama las nuevas monedas sociales tienen poco que hacer, sus economías son marginales para plantearse como potencia alternativa capaz de atraer las fuerzas productivas de la sociedad e imponer sus valores en la circulación de los capitales.

¿Qué podemos hacer entonces?

Si tenemos en cuenta que lo que está sucediendo es un ciclo acelerado de renovación y concentración del capital la única forma de parar esta loca dinámica es impedir la inversión de determinados capitales en los ciclos productivos, aislar la burbuja hasta que se consuma a si misma buscando donde realizarse.

En las monedas sociales el valor determinante es la voluntad humana, es ella la que evalúa lo que es sostenible o no, es ella la que define los productos que lleva al mercado o que construye con el propio mercado. Si algo no hay en los mercados financieros es esta voz de mando. Hay personas sin duda, las que se benefician de esta locura, pero son los mercados los que guían su codicia.

Si hay algún principio que cambiar en todas partes es «quien decide», no cambiarlo para que figure en los anales o en las isos de calidad, sino cambiarlo de forma efectiva en todos los procesos productivos.

El sitio para cambiar esto es en toda la sociedad que trabaja para que sea en ellos donde empiece a trabajar el nuevo principio sin esperar a las monedas sociales.

Necesitamos para este cambio nuevos valores en toda la sociedad pero especialmente necesitamos una nueva actitud en la que el ser humano no se sienta parte de la economía sino quien está al mando. Necesitamos también algo ya demostrado pero para lo que aún no hay herramientas suficientes, necesitamos inteligencia colectiva, la única forma de conseguir que millones de seres humanos dejemos de ser piezas del mercado global para ser los agentes determinantes del cambio.

See on aldeaspotemkin.blogspot.com.es

 

3 comentarios en “Devastación de alta frecuencia, la última revolución en los mercados financieros.”

  1. En cuanto al coste de operar comprando y vendiendo divisas en los mercados internacionales, podemos decir que se encuentra entre los más bajos dentro de la industria comparado con otros productos de inversión como las acciones y los fondos de inversión. Dada la alta liquidez que encontramos en el forex, la mayoría de los pares de monedas tienen un spread entre oferta y demanda de tan solo 1 o 2 pips, lo que significa en la práctica una diferencia en el precio de tan solo una unidad en el cuarto decimal o 0,0001.

Los comentarios están cerrados.