#wenrolling

Cuando entro en Twitter hay numerosas personas que me reciben contentas transmitiendo lo mejor de su sentir personal en ese momento. Yo hago lo mismo con ellas y en general con todas las personas que voy conociendo en esta red social y otras como Facebook.

Hace varios meses un amigo Twittero @cucodevenegas le puso nombre #wenrolling fue allá en septiembre del año pasado

Algunas veces Cuco me atribuye resonsabilidad por ello, una buena práctica de #wenrolling, la responsabilidad sin embargo recae en cada un@ de nosotr@s, no hay un “pater materia”, es una responsabilidad que si ejercemos para nosotr@s mismos crece de dia en dia, es un trendtopic con mucha frecuencia generando una comunidad de valores positivos donde la interacción sistemáticamente aporta nuevos valores.

A mi experiencia personal ha contribuido, antes del nacimiento del término, la voluntad de superar el cancer de mi compañera de viaje, de crear el equipo inicial y la actividad organizada de Reddeideas, de crearme un puesto de trabajo que me libere del actual dorado y claustrofóbico.

La práctica del #wenrolling se ha metido en la forma de enfocar todos los problemas superando con mucho las situacione falsas, del chiste facil, de caer bien a cualquier precio, de falsear la identidad.. Quien se una a esta práctica por beneficiarse del prestigio social que genera está perdiendo lo mas importante, las ventajas que aporta la visión positiva.

Cuando nos sentimos mal o algo ha sucedido diferente a como esperábamos, si nos dejamos llevar por el momento, comenzamos a ver todos los detalles negativos que nos rodean y cuyo desarrollo lleva inevitablemente a una via muerta. De esta forma nosotros mismos estamos ocultandonos las vias de solución para ese momento contradictorio.

Si por contra nos proponemos buscar los elementos positivos el solo planteamiento nos situa en una perspectiva positiva con la que interactuando con los demás o simplemente reflexionando sobre ellos podemos superar el momento localizando las soluciones necesarias en menos tiempo y probablemente descubriendo incluso a las personas que pueden contribuir y a las que con una visión negativa jamás podríamos llegar.

La diferencia entre una situación y otra está en esa expresión común “dejarse llevar“, no debemos nunca dejarnos llevar, nosotr@s siempre estamos al mando de nuestras vidas y podemos conducirlas.

Ahora hace un año de la primera cirugía contra el cancer, nuestra actitud ha contribuido mucho a superarlo igual que ha contribuido a tantas cosas positivas como he tenido la suerte de experimentar. Tras este año si  hoy escribo sobre #wenrolling es para fijar un reflejo mental y dejarme un recordatorio escrito para ello.

Ante cualquier situción no prevista o contraria a lo esperado automáticamente buscar los elementos positivos, desarrollarlos y estaremos de nuevo en una via constructiva positiva y de #wenrolling que nos beneficiará personalmente y beneficiará a cuantas personas encontremos en el camino aunque solo vayan a colaborar con su sonrisa, ella también ayuda.