Desconocida de la madrugada

Has conseguido que a lo lejos… sin haberte visto aún, distinga los plieges de tu falda, y tras ellos, la textura del trasero; ese talle que imanta mi brazo, ese dulce cuello, el cisne que lleva a tu rostro, los pezones de tu pecho… ¡como son!, mantienen el movimiento de tu blusa… y de mis ojos. Y ese aroma que desprendes, que ningún perfume podrá imitar.

Todos los detalles que me entregaste, esa sonrisa leve y cómplice, el brillo de tus ojos, el paso que nos acercaba, que paraba los relojes, que nos alejaba de los ruidos… los coches.

Nos cruzamos por la calle, y acercándonos, mirando a un lado y a otro, para no clavar nuestros ojos, nos fuimos entrelazando. ¿Cuantas veces pasará? ¿cuantas veces volveré la vista atrás? ¿cuantas veces sentiré que te vas y te quedas a la vez?

Me he levantado deseando otra vez que esa calle nos vuelva a regalar unos segundos de ilusión, de esperanza y deseos, que por fin paremos, y abrazándonos, juntemos nuestros labios, los dejemos y nos vayamos.

 

Salvada de mi viejo blog para esta primavera «Desconocida de la madrugada» en Salió por aqui

2 comentarios en “Desconocida de la madrugada”

Los comentarios están cerrados.